12 de octubre de 2010

El hiperrealismo en la imaginería del siglo XXI

La evolución de la imaginería procesional en nuestros tiempos ha llevado a la apirición de nuevas corrientes como la del hiperrealismo. Se plasma la realidad de la forma más exacta posible, resaltando la fuerza y la dureza de la pasión de Cristo y el sufrimiento de la Madre.

Aquí tenemos algunos ejemplos de este movimiento artístico como son el Despojado de Cádiz, de Romero Zafra o el Cristo de la Síndone para la hermandad universitaria de Córdoba realizado por Miñarro.




También podemos encontrar muestras de esta corriente escultórica en algunas tallas de dolorosas actuales.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

impresionante el santo cristo de la universidad, una talla inmejorable, quien tenga la posibilidad de visitarlo, que no dude en hacerlo, mucho mejor si pueden comprobar como será su paso por las calles cordobesas el próximo jueves de pasión junto a ntra. señora de la presentación, con un estilo y sobriedad pocas veces visto en andalucía y españa, felicidades a ésta hermandad por tan grandiosa adquisición

Anónimo dijo...

tendriais que haber diferenciado con el cristo de miñarro, es sindónico, no hiperrealista (hay una gran diferencia ;) )

paterosepulcro@gmail.com dijo...

Sindónico porque está tallado en función del estudio que hizo Miñarro de la síndone o sábana santa, por eso se llama sindónico, inspirado en el estudio de la síndone. Pero esto no quita que pertenezca o se pueda asociar al estilo hiperrealista, pues no hay nada más cerca de la realidad que un cristo tallado en base a los estudios de la sábana santa.

Anónimo dijo...

ve tu y dile al profesor miñarro que, despues de mas de diez años de estudios sindonicos, anatomicos, forenses, dermatologicos, historicos y tradicionales, que el santo cristo de cordoba es hiperrealista veras lo que te contesta. la diferencia se da en que el hiperrealismo lleva a cabo la "inspiracion" del artista del modo mas real posible, el cristo de la sindone es un estudio mucho mas que fideligno del martirio que sufrio "el hombre de la sabana santa"

p.d.-> en ocasiones, las publicaciones de los foros, no son lo fidelignas que deberian serlo.

paterosepulcro@gmail.com dijo...

Pues muchas gracias por esta aclaración.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Partiendo de la base que el mismo Vaticano no refuta ni condena la veracidad de la Sábana Santa, y que jamás he estudiado en mi licenciatura de Historia del Arte la corriente estilística "sindónica", pues eso...

Con todo, la realización veraz de una obra de este tipo corre un gran riesgo. El hiperrealismo de Paco Romero Zafra parte de la base de la idealización de la figura sacra, para contextualizar la pieza. Las fotos de la entrada ilustran esto. Mientras el portentoso Señor Despojado de Cádiz conmueve, la debilidad de la imagen de Ana Rey es palpable, la obra de Miñarro, la "nova corriente" que ha adquirido, se observa venciendo primero la repulsa que produce un tratamiento tan descarnado de Cristo. Porque como bien recoge el Derecho Canónico y las recomendaciones al respecto de Doctrina para la Fe desde Roma, las Imágenes deben existir y procurar la conmoción espiritual. Las obras cadavéricas que superan el rigorismo gótico inclusive, parten en desventaja.

Policromías como las de Duarte, aciertos como Darío Fernández Parra, renovaciones del lenguaje de la imaginería como Romero Zafra, revisiones de los modelos clásicos como los de Antonio José Rodríguez Martínez, o recuperaciones del manierismo más perfecto en Ruíz Montes sí es de alabanza. Lo que hace Miñarro, tras centurias y centurias dedicados los fieles a la consagración de las obras y al rezo de piezas naturalistas e idealistas, me parece que parten con la desventaja, insisto, de tener que superar la repulsa grotesca que pueden mostrar. Dicho con el mayor respeto. Pero me sigue faltando esa etapa suya donde la copia del natural dejaba en cueros a todo el panorama contemporáneo.